EL APUNTE

RETENTIVA


EL APUNTE


Se confunde a menudo el boceto con el apunte. El boceto es un dibujo de mucha elaboración mientras que el apunte es más breve o sucinto, donde se resuelven problemas espaciales más básicos del objeto que vamos a representar y cuya ejecución ha de ser más rápida.
El apunte nos permite hacer dibujos rápidos como si se trataran de instantáneas tomadas con nuestro móvil: es un tipo de actividad imprescindible para adquirir destreza en la representación gráfica y de suma importancia para potenciar capacidades o competencias el análisis y síntesis de la forma.
Al principio parece muy complejo de ejecutar pero a medida que se ensaya los resultados son más provechosos.
Se pueden usar diferentes elementos gráfico-plásticos según la función o finalidad que le demos.

MEMORIZAR



Vamos a aprender a mirar el modelo y comprender lo que se ve para luego transmitirlo al papel. Cuando dibujamos utilizamos la memoria, cuando tenemos el modelo u objeto que pretendemos dibujar lo observamos, retenemos unos cuantos y los trasladamos al papel o soporte. Para entrenar la memoria debemos concederle tiempo a la fase de percepción y retentiva. Cuando se dibuja sin el motivo delante se suprimen gran cantidad de detalles irrelevantes pero se trabajan las formas con más precisión. Lo que pretendemos hacer es coordinar la mano, la información visual y la memoria al tiempo que se realizan los ejercicios propuestos; se trata, en definitiva, de mirar, memorizar y dibujar.

















EL BOCETO 

El propósito del boceto es representar ideas o conceptos. Puede tener diferentes acabados.
Podemos decir que habitualmente cuando hablamos de boceto nos estamos refiriendo a un dibujo que se realiza a lápiz, en papel, a mano alzada y sin entrar en ningún tipo de detalles, simplemente se trata de ideas básicas para acometer la posterior obra definitiva.
Los bocetos pueden ser considerados como un estudio previo de otra clase de trabajos. Por ejemplo: un dibujo puede constituir el primer paso de una obra de arquitectura o de una escultura.

En el campo de la pintura, un boceto puede marcar el inicio de la confección de un mural o de una obra posterior en lienzo o en cualquier otro soporte. Por otra parte, un boceto puede transformarse en un dibujo con un grado mayor de elaboración, como hemos dicho, que reproduzca formas de la naturaleza o se inspire en una obra de arte, con la intención de facilitar el estudio de su composición y estructura.


EJERCICIO DE CLASE_TAREA EBAU
Empezamos con la práctica de ejercicios de este tipo con objeto de preparar el control final de recuperación llegado el caso. Está basado en pruebas de otras universidades, como la de Andalucía.